Aínsa
Aragón,  España,  Guías,  Pueblos

Un día en Aínsa, Huesca

En la confluencia entre los ríos Ara y Cinca se levanta una pequeña villa a la que parece que no le han pasado los años. Se trata de Aínsa, un pueblo del Pirineo aragonés cuyo origen estuvo en la Edad Media con la Reconquista. Es uno de los pueblos más bonitos de España, y no nos extraña debido a la armonía que guarda con el paisaje. Sus casas de piedra de estilo románico, la esbelta torre de la iglesia, el enorme recinto amurallado del castillo, y una plaza mayor llena de vida y color por sus balcones decorados con flores son un espectáculo para los ojos. Suena bien, ¿no? Pues sigue leyendo 👇.

👉 Breve historia

 

Aínsa se encuentra en la Comarca del Sobrarbe, un antiguo Condado situado al norte de Huesca. Por esta villa pasaron celtas, romanos, musulmanes, cristianos… Sin embargo, su origen está marcado por el milagro de la Cruz de Fuego y la Leyenda de La Morisma. Sobre los campos de las afueras de la villa aconteció una batalla por la Reconquista. Cuenta la leyenda que, en uno de los árboles que ardió (una carrasca), apareció una cruz latina de fuego. Las tropas cristianas, que eran menores en número, entendieron esto como una señal divina y se llenaron de fuerza y valor para amedrentar y derrotar a las tropas musulmanas que se batieron en retirada. 

 




Esta batalla es conmemorada en el sitio donde ocurrieron los hechos con un pequeño templete que guarda la Cruz cubierta de Aínsa, a unos 2km. Además, la carrasca con la cruz es símbolo de la Comarca del Sobrarbe y aparece en el escudo de Aragón. Es más, cada dos años, en septiembre se celebra la Fiesta de La Morisma. La gente se reúne en la plaza para observar la representación teatralizada de la Reconquista de Aínsa.

 

Peña montañosa

 

 

👉 Qué ver en Aínsa

 

📍 Castillo de Aínsa

 

Este castillo se convirtió en uno de los núcleos de la Reconquista cristiana y la semilla del pueblo que estaba a punto de desarrollarse. Aunque está en un estado ruinoso, esta muy bien conservado. Destaca por su enorme patio de armas delimitado por un recinto amurallado de planta irregular con torres en cada vértice, que mide hasta 14 metros de altura y está reforzado por arcos de medio punto. Además, la muralla es transitable desde lo alto y de libre acceso. Allí podremos tener unas bonitas vistas de la villa y de los alrededores. También, podremos ver aspilleras o troneras destinadas para la artillería.

 

El patio de armas tiene un gran reclamo turístico medieval con una reproducción de una nabata, una balsa hecha de troncos de madera atados con cuerdas. Por otra parte, la Torre del Homenaje es el actual Eco-Museo de la fauna pirenaica. Es una exposición permanente sobre la fauna de la cordillera pirenaica además de flora, bosques, cumbres, glaciares y desfiladeros. En la torre noreste se encuentra la oficina de turismo.

 

El castillo fue declarado Bien de Interés Cultural y su recinto es utilizado para albergar ferias y el Festival Musical del Castillo de Aínsa.

 

 

📍 Plaza Mayor

 

Posiblemente una de las plazas más bonitas que podemos encontrar en España. Nos encanta ver que está llena de vida, gente y flores adornado sus balcones, además de su gran tamaño y su buena conservación. Es un lugar genial para comer, cenar o tomar algo en las terrazas de los restaurantes y bares. Nos encanta el ambiente que hay allí. Además, suelen poner puestecillos artesanales y medievales.

 





En su parte más estrecha se abre hacia el castillo. Sus laterales tienen como elemento característico los soportales con una sucesión de arcos de medio punto. Al fondo está presidida por el ayuntamiento, a cuyos lados se abren las principales arterias del pueblo: Calle Santa Cruz y la Calle Mayor o Calle de los Nobles, donde se encuentran la Casa Arnal, Casa Bielsa y Casa Fes. Un punto a saber para diferenciar la casa de un noble del resto es por su mayor tamaño y mayor ornamentación en la fachada.

 

 

 

📍 Casco antiguo

 

El pueblo estaba separado del castillo por un recinto amurallado que, actualmente, está enmascarado por viviendas. De las 7 puertas que poseía se conservan 5: Portal de Abajo, Portal de Afuera, Portal Alto, Portal de Tierra Glera y Portal del Callizo. Como siempre recomendamos, la mejor experiencia está en dejarse sorprender andando sin ningún rumbo. Caminar por sus calles y plazas te hará disfrutar de la belleza y fuerte personalidad de un entorno colorido y de claro sabor medieval. Es más, la villa está declarada Conjunto Histórico-Artístico.

 

 

 

📍 Iglesia de Santa María

Se trata de una iglesia románica del siglo XI de planta rectangular de una sola nave y bóveda de cañón. Tiene un pórtico sencillo de 4 arquivoltas que se apoyan sobre columnas. En cuanto a su torre, posee saeteras para la defensa y en lo alto un campanario cuyo acceso es de pago. También posee un pequeño claustro un poco irregular que combina estilo románico y gótico en sus arcos.

 

Iglesia de Santa María

 

 

📍 Mirador Balcón de Aínsa

 

Cerca de la iglesia de Santa María se encuentra este mirador. Disfrutarás de unas bonitas vistas al río Cinca, al pantano de Mediano, la Peña Montañesa y, de fondo, los Pirineos. Lo que más nos gustó fue el color azul turquesa del río.

 

 

 

👉 Actividades cerca de Aínsa

 

Disfrutar de la fiesta de La Morisma

 

Cada dos años, en años impares, se celebra esta fiesta que antes comentábamos. Concretamente, el 14 de septiembre. Consiste en una conmemoración de la Reconquista de Aínsa y su representación teatral en la plaza del pueblo.

 

 

Visitar otros pueblos

 

Huesca está repleto de pequeños pueblos tan bonitos como Aínsa. Muy cerca está Boltaña, municipio que comparte la capitalidad de la comarca del Sobrave con Aínsa. Un poco más lejos podemos visitar Fanlo, Torla-Ordesa, o Broto, una pequeña y encantadora villa que nos enamoró. Aún más lejos, aunque más grande y famosa, podemos encontrar Jaca.

 

 

 

Darse un baño en alguna poza

 

Si necesitas refrescarte, puedes darte un chapuzón en alguna de las pozas del río Ara como es la Gorga de Boltaña. También, están cerca las pozas del río Cinca, o las pozas de San Martín. Eso sí, ¡debes tener valor para aguantar en las frías aguas del Pirineo!

 




Senderismo en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

 

No muy lejos se encuentra el pueblo de Torla-Ordesa, a las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Desde allí podrás tomar un autobús hasta este parque que es Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad. Nosotros hicimos la Ruta de Cola de Caballo, probablemente el sendero más famoso del parque. Presume de tener impresionantes panorámicas como en el Circo de Soaso, las escalonadas cascadas de las Gradas de Soaso, o también las cascadas del Estrecho y la Cueva. Si te interesa respirar un aire tan puro como el del Pirineo aragonés, visita nuestro post de la Ruta de Cola de Caballo: Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

 

 

Ruta de Cola de Caballo

 

 

También, te dejamos un link con otras rutas de senderismo que puedes realizar cerca del municipio.

 

 

 

👉 Enlaces de interés

 

Siguiendo la línea de pueblos medievales, tal vez te interesen nuestros posts de Alquézar o Broto. Si eres un amante de la naturaleza, y aprovechando tu estancia en el pirineo aragonés, seguro que querrás saber qué ruta de senderismo hacer. Por ello, te dejamos todo lo que necesitas saber sobre la Ruta de Cola de Caballo en nuestro post del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

 

Por otra parte, os adjuntamos el link de la página de la villa de Aínsa para que podáis ver qué otras actividades ofrecen.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.