Real Monasterio de Guadalupe
España,  Extremadura,  Guías,  Museos

Real Monasterio de Guadalupe, Patrimonio de la Humanidad

El Real Monasterio de Santa María de Guadalupe es considerado uno de los mayores iconos de Extremadura y uno de los monasterios más bonitos de España. Una evidencia del paso del tiempo con la mezcla de estilos gótico, mudéjar, renacentista, barroco, y neoclásico dedicado a la Virgen de Guadalupe,  Patrona de Guadalupe, Patrona de Extremadura y Reina de la Hispanidad. Una vez leído el post sabrás que no puedes perderte este sitio.

 

👉 Leyenda e historia

 

La construcción del Monasterio y el Santuario de Guadalupe se debe al origen de la imagen de la virgen, una escultura románica tallada en madera de cedro datada del siglo XII y hallada en uno de los márgenes del río Guadalupe. La leyenda cuenta que la virgen se le apareció a un pastor cuando buscaba una vaca extraviada. El pastor dio con la vaca pero muerta. En el momento en el que fue a aprovechar su piel, la vaca se levantó y se le apareció la virgen, quien le encomendó la tarea de levantar en ese mismo lugar una ermita que, posteriormente, se convertiría en el Real Monasterio de Guadalupe.

 

Frontal Monasterio

 

 

La primera ermita data de finales del siglo XIII, habiendo sido reemplazada por una pequeña iglesia a finales del siglo XIV. Con el rey Alfonso XI, se restauró la iglesia que estaba en un estado ruinoso pero, ya una vez fundada La Puebla de Guadalupe en 1337, el rey ordenó la construcción del monasterio en 1340. El monasterio y el santuario serían dirigidos bajo las órdenes de priores, hasta que lo dejaron en manos de la Orden de San Jerónimo en el 1389. En 1835 pasa a ser regentado por la archidiócesis de Toledo hasta la llegada de la Orden Franciscana en 1908, quienes restauraron el monasterio y quienes lo dirigen en la actualidad.

 

El título de “Real” es por concesión de Alfonso XI en 1340. También, fue declarado Monumento Nacional en 1879 y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993.

 



👉 El monasterio: nuestra visita

 

Está situado en la localidad de Guadalupe, municipio de la provincia de Cáceres, en la Comunidad Autónoma de Extremadura. Es un lugar que recoge entre sus muros la Historia, Fe y Cultura de más de siete siglos manifestados en su arquitectura, sus obras musicales y artísticas. Es un centro de cultura, de investigación y de enseñanza debido a la presencia diferentes salas como la botica, el Scriptorium, la biblioteca, y talleres de diversa índole como los de bordado u orfebrería. También, es un centro de peregrinación y hospedería.

 

Monasterio flores

 

 

A primera instancia, cuando nos topamos con el monasterio de frente pensamos en una cosa: qué inmensidad para qué tan pequeña plaza. Sólo con el exterior es impresionante. La fachada principal está dirigida hacia el sur, en la Plaza de Santa María de Guadalupe, y se extiende desde la Torre de la Portería a mano izquierda, hasta la Torre de Santa Ana a mano derecha coronada por almenas. Todas esta parte beben de un estilo gótico y mudéjar. En esta parte se encuentra también la entrada a la Basílica, abierta el exterior por dos grandes puertas de bronce. Desde la Avenida Alfonso Onceno, en la entrada a la Hospedería, tendréis una maravillosa vista a la parte este del monasterio y el gran rosetón.

 

Exterior Monasterio de Guadalupe

 

 

En cuanto al interior, podremos denotar en sus elementos los distintos estilos artísticos y épocas históricas por las que pasó. Por ejemplo, un marcado estilo mudéjar en el increíble Claustro de los Milagros y su templete gótico. Para entrar al interior del monasterio deberéis realizar una visita guiada. Se accede desde un pequeño hall que hay a mano izquierda de la iglesia, antes de pasar a la taquilla. La visita no recorre completamente el monasterio, si no que se enseñan las partes principales. Una de las salas que no son visitables, y que nos hemos quedado con muchas ganas de ver, es el Camarín de la Virgen. Anexa a la taquilla y en dirección a los servicios se encuentra el Claustro de la Portería, una construcción del siglo XV con mucho encanto y llena de plantas.

 

Camarín de la Virgen de Guadalupe
Camarín de la Virgen de Guadalupe, fotografía cedida por el monasterio

 

 

📍 Claustro de los Milagros

 

La visita guiada comienza en uno de los espacios más bonitos de todo el monasterio, el Claustro Mudéjar o Claustro de los Milagros.  Se trata de un claustro del siglo XIV, planta rectangular, de dos plantas y con un estilo marcadamente mudéjar por sus arcos en forma de herradura apuntada, y la presencia de azulejos en el Lavatorium que se encuentra bajo un templete cuadrado cubierto por una bóveda de crucería. Aquí también está una réplica del lavatorio original que está hecho de bronce.

 

Claustro de los Milagros
Claustro de los Milagros desde arriba, fotografía cedida por el monasterio

 

 

También podremos apreciar un estilo gótico en su templete central que, sin duda, habrá acaparado todas las miradas de los visitantes. Se trata de una estructura del siglo XV de 3 niveles hecha por fray Juan de Sevilla con ladrillo, cerámica blanca y verde. Se abre al exterior mediante 2 arcos apuntados en cada uno de sus frentes.

 

Claustro mudéjar

 

 

Ya impresionados con estos dos estilos arquitectónicos, todavía podremos sorprendernos con oscuro estilo barroco de los cuadros que adornan las paredes del claustro. Son una colección de cuadros pintados por monjes jerónimos, aunque los más destacables son obra de fray Juan de Santa María (siglo XVII) que narran Los milagros de la Virgen de Guadalupe. De ahí el nombre del claustro.

 

Frente el lavatorio prosigue la visita, dando paso a la Antesacristía, la Sacristía y la Capilla de San Jerónimo. Es interesante remarcar que el claustro es la única zona en la que se permiten realizar fotografías. En el resto de salas está completamente prohibido. Todas las fotografías del interior del templo en este post han sido cedidas, con su debido consentimiento, por el monasterio.

 




📍 Antesacristía, Sacristía y Capilla de San Jerónimo

 

Esta es, posiblemente, la sala más imponente de la visita. Descubrir qué había tras esas grandes puertas y ver todos los techos y paredes pintados con tanta destreza nos dejó impactados. En primer lugar se encuentra la Antesacristía, donde veremos los cuadros de Carlos II y su mujer. Seguidamente, se abre una nave de marcado ambiente barroco cubierta por una bóveda de medio cañón, la Sacristía. En ambos lados hay muebles que guardan ropas litúrgicas, y distintos lienzos. Al fondo se encuentra la Capilla de San Jerónimo, con un precioso retablo en su honor y el lienzo de La Apoteosis de San Jerónimo. De su cúpula cuelga un fanal de bronce y latón que fue arrebatada a los turcos por Juan de Austria en la Batalla de Lepanto, y regalada al monasterio por Felipe II.

 

Sacristía
Sacristía, fotografía cedida por el monasterio

 

 

📍 Relicario o Capilla de San José

 

Entramos en la Capilla de San José, donde su guardan algunas reliquias y tesoros de un valor incalculable. Es un espacio de planta octogonal profundamente decorado. Algunos de los tesoros que se guardan son los mantos de la virgen y la Corona Regia, con la que se coronó a la virgen como Reina de la Hispanidad y que se coloca cada año el 12 de octubre. En cada pilar hay unos recargados espejos con marcos de cristal. Antes de entrar al relicario podremos observar el paso procesional de la Virgen de Guadalupe. 

 

 

📍 Museo de Pintura y Escultura

 

A continuación se visitan 3 museos que posee el monasterio. Uno de ellos es el Museo de Pintura y Escultura, la antigua ropería de los monjes. Aquí, presentan esculturas de vírgenes, Cristo, y algunos cuadros de los cuáles podríamos destacar especialmente dos de los más ilustres pintores españoles, La Coronación de la Virgen por El Greco y Confesión en la Cárcel de Goya. En escultura sobresale un crucifijo tallado en marfil y atribuido a Miguel Ángel. Nos alucina saber que a partir de un cuerno pueda tallarse con semejante detalle tal escultura.

 

 

📍 Museo de libros miniados

 

El Museo de libros miniados o iluminados surge de la fusión de distintas capillas de oración en una sola sala. En él, se exponen enormes libros de hasta 60kg con tapas de piel y forja que fueron realizados en el scriptorium del templo durante años. Alucina con su caligrafía y la alta calidad artística de sus dibujos. También podrás observar imágenes de distintos animales mitológicos. Al fondo se encuentra el facistol, un atril de grandísimas dimensiones, y en este caso giratorio, donde se colocan las distintas lecturas litúrgicas o libros de canto.

 

Museo libros miniados
Museo de libros miniados, fotografía cedida por el monasterio

 

 

📍 Museo de bordados

 

Frente el lavatorio se encuentra el Museo de bordados, una sala reformada que anteriormente fue el comedor del monasterio. Aquí se exponen distintos accesorios litúrgicos, trajes o las distintas partes que los componen. Capas, capillos, tocas, mantos, bastones, y un largo etcétera. Trajes de altísima calidad con estampas religiosas, bordados y confeccionados en los talleres del monasterio. Un conjunto de colores, terciopelo, seda, oro… En este punto termina la visita. 

 

Museo de bordados
Museo de bordados, fotografía cedida por el monasterio

 

 

👉 Horarios y tarifas

 

El Monasterio de Guadalupe abre todos los días de 9:30 a 12:50, y de 15:30 a 17:50. Es una visita guiada en grupo de, aproximadamente, una hora de duración y que tiene un coste de 6€ la entrada general, 5€ jubilados y 2,50€ para niños entre 7 y 13 años. ¡Ah! No admiten pago con tarjeta ⚠️.

 




La Puebla de Guadalupe está declarada como Conjunto histórico-artístico de los siglos XIV-XVI debido a sus antiguas y bonitas calles y casas con soportales. Son de gran interés algunas edificaciones como la Iglesia Nueva o Iglesia de la Santísima Trinidad, adosada al monasterio, el Colegio de los Infantes, la antigua judería cerca de la Plazuela de los Tres Chorros, y distintos arcos medievales como el arco de San Pedro, arco de Sevilla, arco del Chorro Gordo, arco de las Eras y arco de Tinte.

 

Ayuntamiento Guadalupe

 

 

📍 Basílica de Guadalupe

 

Anexa al monasterio se encuentra la Basílica de Guadalupe. Es un edificio de planta basilical de 3 naves con un gran coro situado a los pies del templo. El altar mayor está presidido por un increíble retablo de 3 cuerpos en cuyo centro se expone la escultura de la Virgen de Guadalupe tallada en madera.

 

Retablo Mayor
Retablo Mayor de la Basílica de Guadalupe, fotografía cedida por el monasterio

 

 

📍 Hospedería del Monasterio de Guadalupe

 

Aquí se esconde un maravilloso claustro de estilo gótico del siglo XVI. Consta de tres plantas. La planta inferior está formada por arcos de medio punto. La primera planta posee arcos apuntados divididos en un doble arco de medio punto. En cuanto a la segunda planta, son arcos escarzanos. Una buena idea es tomar un café en la terraza que hay en el propio claustro y, así, admirarlo con tranquilidad para fijarse en todos los detalles.

 

Claustro gótico
Claustro gótico, fotografía cedida por el monasterio

 

 

📍 Cristóbal Colón en Guadalupe

 

Guadalupe ha sido testigo de la presencia de Cristóbal Colón. Este se encomendó a la Virgen de Guadalupe para sus viajes a América y a la vuelta, bautizó a dos indígenas con la misma pila bautismal que hoy en día permanece en la fuente central de la Plaza de Santa María de Guadalupe. Además, a ambos lados de las escaleras que suben al monasterio hay dos placas dedicadas a Colón.

 

Plaza Guadalupe

 

 

📍 Ermita del Humilladero

 

En el cerro de las Altamiras, a unos 4km de Guadalupe se encuentra esta pequeña ermita del siglo XV también conocida como Ermita de la Santa Cruz. Este monumento se construyó para que los peregrinos pudieran orar antes de llegar al monasterio. Consiste en un templete de planta cuadrada hecha de ladrillo, abierta al exterior en todos sus frentes por arcos carpaneles y ojivales típicos del estilo gótico, y cubierto por una bóveda de crucería. En su centro se emplaza una cruz de granito que da nombre a la construcción.

 



👉 Enlaces de interés

 

Tal vez quieras profundizar más sobre el tema, por eso aquí te dejamos la página web del Real Monasterio de Guadalupe. También, puedes visitar algunos de nuestros post. Sin salir de la provincia de Cáceres puedes visitar el pueblo abandonado de Granadilla, Trujillo o la capital, Cáceres. Al otro lado de la frontera con Portugal también puedes dejarte encantar por Évora.

 

Especial agradecimiento a la administración del Real Monasterio de Guadalupe por su interés en colaborar con nosotros y por habernos cedido tan amablemente fotografías del interior del monasterio.

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.