Sicilia
Europa,  Italia

Sicilia en 8 días, conoce la isla más grande del Mediterráneo

¡Hola viajeros! En esta ocasión visitamos por primera vez Italia, y no hemos podido escoger un destino más especial que Sicilia. Su posición estratégica en el centro del Mediterráneo ha supuesto que, a lo largo de los siglos, hayan pasado por ella y hayan dejado su huella multitud de culturas, desde los romanos hasta los griegos, pasando por cartagineses, fenicios, germanos e incluso españoles. Además, cuenta con el volcán activo más grande de Europa. Déjate cautivar por su historia y su encanto, sigue leyendo si estas pensando en conocer Sicilia en 8 días.

👉 Cómo recorrer Sicilia

 

Sicilia es la isla más grande y más habitada del Mediterráneo, con una superficie total de 25.711 Km². Se encuentra separada de la península por el estrecho de Mesina, lo cual se aprecia muy bien desde Taormina, una de las que hablaremos más adelante. En nuestra aventura decidimos dividir la isla por los principales puntos turísticos, e ir desplazándonos a medida que los íbamos visitando. 

 

Día 1: Carini y Palermo

 

Nuestro primer día comenzó pegándonos un buen madrugón para ir al aeropuerto y, tras unas horas de vuelo, aterrizamos en el aeropuerto de Palermo a las 9:30. Recogimos nuestro coche de alquiler y fuimos directos a Carini, un pueblo ubicado a 10 minutos en coche entre el aeropuerto y Palermo. Allí visitamos su pequeño castillo medieval ubicado en lo alto de la colina, dónde destacan los frescos de las paredes y techos de sus habitaciones, y sobre todo, su capilla. También, alberga un museo de marionetas en el que hay varios carteles reivindicativos contra la mafia. El castillo se visita muy rápido ya que no es muy grande y en 1 hora se puede recorrer completamente, tiene un precio de 3.50€

 

Continuamos dando un paseo por la plaza y visitando la Iglesia Matriz de Carini dedicada a María SS Asunta, construida en 1492. Nos sorprendió muchísimo su interior, por sus antiguos frescos y su pila bautismal del siglo XV.

 

 

Nuestro siguiente destino fue Palermo, situado a unos 35 minutos de Carini. Decidimos aparcar el coche en el Foro Itálico, donde hay un gran parking gratuito. Ya en la capital de Sicilia, dejamos las maletas en nuestra habitación, en el B and B Rosella Bianchi y nos fuimos a explorar Palermo. Nuestra primera parada fue la Iglesia de Santa Catarina de Alexandría y su convento de clausura anexo. Destaca su estilo renacentista tardío en el exterior y gótico en su interior. El acceso a la iglesia cuesta 3€ y combinado con la visita al convento 7€.

 

En la misma plaza encontramos la Iglesia de San Cataldo, del siglo XII y la Iglesia de Santa María del Almirante. Se trata de una iglesia normanda abovedada construida en 1143, posteriormente decorada con detalles barrocos destacando la diversidad de estilos artísticos y arquitectónicos añadidos en sus diferentes transformaciones. Es muy famosa por sus mosaicos bizantinos.

 

 

Siendo la hora de comer recorrimos la vía Maqueda, una de las arterias principales de Palermo, en camino al Mercado histórico de Bállaro. Este mercado es otro de los puntos turísticos de la ciudad que nos ofrece los tradicionales puestos de Street Food, comida callejera típica Siciliana. Decidimos comer en el puesto de Nunzio Napoli donde probamos el famoso queso Ricotta. Pedimos el queso Ricotta al horno con aceitunas negras y una especie de bocadillo con Ricotta, tomates secos y aceitunas verdes. Fue todo un acierto.





Después de comer visitamos la Fuente Pretoria, Quattro Canti, que es un cruce de calles dónde se unen las principales calles de Palermo, con sus cuatro edificios con forma circular. Seguimos bajando la calle hasta llegar al Teatro Massimo, ópera del 1897, de las más grandes de Italia. Visitamos el Mercado del Capo, el más grande de Palermo y callejeamos hasta llegar a la Catedral de Palermo. Construida a principios del Siglo XII, alberga las tumbas reales y el cuerpo de Pino Puglisi, cura asesinado por luchas en contra de la Mafia Siciliana. El acceso a la catedral es gratuito, pero para visitar la cripta, galerías subterráneas, tumbas reales y la azotea hay que pagar.

 

Collage de Palermo
Fotos por Palermo

 

Para finalizar nos reservamos el plato fuerte, el Palacio Real y la Capilla Palatina, el sitio más precioso y único de Palermo. El precio de entrada es de unos 15€, y se visita el Palacio, la Capilla, una exposición de arte moderno, los restos de las diferentes murallas de la ciudad y el jardín real. El palacio en sí no se puede visitar más que el patio interior, pero la Capilla Palatina es una verdadera joya. Fue encargada en 1132 por Rogelio II de Sicilia, dedicada a San Pedro, el primer Papa de la Iglesia Católica. Está formada por un conjunto de estilos, como sus mosaicos árabes, mosaicos bizantinos y muqarnas en el techo. Estas son únicas en el mundo ya que presentan figuras humanas en el paraíso.

 

 

Continuamos callejeando y disfrutando de las diferentes fachadas y calles de la ciudad para finalmente ir a cenar a Il Siciliano, un restaurante dónde sirven una tabla de tapas de los platos típicos de Palermo.

 

 

 

Día 2: Trapani – Erice – Segesta

 

Desayuno a las 8.00, zapatillas, maletas y rumbo al Templo de Segesta. Segesta fue una ciudad siciliana de origen griego, también conocida como Egesta. Hoy en día se conservan edificios como el templo dórico del siglo V antes de cristo, siendo uno de los templos griegos más importantes y mejor conservados del mundo. Nunca fue completado, ya que nunca llegó a tener tejado. Otro de los edificios muy bien conservados es el teatro, construido sobre el cerro con espectaculares vistas a los valles que lo rodean. También encontramos las ruinas del antiguo ágora, de las murallas de la ciudad y restos de edificios. La entrada general cuesta 8.00€ con autobús 10.00€, aunque recomendamos que subáis caminando ya que hay espectaculares vistas y restos de edificios. El parking es de pago y son 2€.

 

 

Acercándonos al medio día, decidimos visitar Erice. Subimos con el coche, aunque hay opción de subir en teleférico desde Trapani. Aparcamos en zona azul ya que todo es de pago. Paramos a comer en Gusto Panino Gourmet, donde probamos los paninis típicos de la zona. El pueblo se puede visitar en un par de horas sin prisa perdiéndonos por sus calles y visitando sus iglesias, todas ellas gratuitas menos la Iglesia de San Giuliano. Encontramos edificios como un cuartel español, actualmente cerrado, el Castillo del Bálio y el Castillo di Vénere, desde el cual hay espectaculares vistas sobre las nubes, Trapani y las islas Égadas. Merendamos en la pastelería María Grammatico, donde hay que probar sí o sí los dulces con un buen café. Para acabar, dejamos la Iglesia Madre y la Torre del campanario del Duomo dell’Assunta

 

Collage de Erice
Erice

 

Acabamos el segundo día visitando Trapani. Aparcamos en la vía Virgilio, calle cercana a la zona centro que no se paga. Recorrimos la zona del puerto, con los inmensos cruceros amarrados, hasta llegar a Lazzaretto, una península del puerto desde donde hay unas vistas increíbles al Castillo de la Colombaia o Castello a Mare. Desde ahí, continuamos bordeando la ciudad para llegar a la Torre di Ligny, un antiguo fuerte que contiene un museo en su interior. Seguimos andando para llegar a la muralla de la ciudad de acceso gratuito, y bajamos a la playa de Trapani para sacar algunas fotos.





Posteriormente, entramos en el centro urbano donde hicimos un tour de iglesias, entrando a todas las que estaban abiertas. Las que más nos gustaron fueron la Iglesia del Santo Purgatorio, que exhibe la Pasión de Cristo en diferentes pasos de procesión, la Iglesia de la Inmaculada Concepción, con sus espectaculares retablos y techos, y la Catedral de San Lorenzo Mártir. Otros de los puntos más turísticos de la ciudad son la Plaza del Pesce, donde se coloca el mercado, la vía Vittorio Emanuele, la calle principal y con más vida de Trapani, y la Fuente de Saturno. Para cenar escogimos el local llamado A NASSA, donde nos sirvieron una tabla de pescado frito variado. Un lugar excelente.

 

 

 

 

Día 3: Selinunte – Scala Dei Turchi – Agrigento

 

Arranca el tercer día y ponemos rumbo a Agrigento, pero en el camino tenemos dos paradas obligadas: el Parque Arqueológico de Selinunte y La Scala del Turchi. La ciudad griega de Selinunte esta ubicada al sur de la isla, entre Trapani y Agrigento. Fue un importante punto comercial, viéndose afectado por conflictos permanentes entre Atenas y Cartago. La ciudad se vio completamente arrasada con 16.000 muertos y 5.000 prisioneros. Se volvió a repoblar posteriormente hasta que, en la primera guerra púnica, se traslada su población. Hoy en día se conservan restos de la muralla, fortificaciones, templos de orden dórico y mosaicos.  La entrada general cuesta 6€ y hay la opción de pagar un extra para que nos lleven en autobuses lanzadera.

 

Selinunte, Sicilia
Yacimiento arqueológico de Selinunte

 

Después de visitar Selinunte, pusimos rumbo a la famosa Scala Dei Turchi, un famoso acantilado que aparece en varias series y películas. Esta «escalera» esta formada por roca marga, de color blanco que destaca entre el resto del paisaje y las aguas turquesas que la rodean. Decidimos comer en uno de los restaurantes de allí, dado que el que habíamos mirado estaba cerrado. Aprovechamos para bañarnos, descansar y hacer alguna foto para después continuar hacia el Valle de los Templos.

 

 

El Valle de los Templos es otro de los conjuntos arqueológicos más famosos de Sicilia, por lo menos en el que más turistas había. Esta colonia se comenzó a construir en el año 580 antes de cristo y hoy en día es considerado Patrimonio de la Humanidad. Los templos presentes se fueron construyendo posteriormente, siendo el mejor conservado el Templo de la Concordia. La visita al parque se realiza en unas dos a tres horas y cuenta con varios templos, acrópolis, necrópolis, santuarios… Recomendamos reservar la entrada ya que el número de personas es limitado y en temporada alta la masificación puede ser terrible. La entrada general cuesta 15€ y puedes comprarla en su página web oficial.




Por la noche visitamos Agrigento, donde visitamos varias iglesias (para variar…), recorrimos el centro histórico y aprovechamos para cenar antes de ir a nuestro alojamiento. Lo que más nos gustó fue la calle de los artistas, que estaba pintada y decorada por todos lados. Cenamos en la Trattoria Concordia, muy buena comida y atención.

 

Calle de los artistas Agrigento
Calle de los artistas, Agrigento

 

 

Día 4: Ragusa y Siracusa

 

El cuarto día en Sicilia no podía empezar de otra forma que madrugando. La primera parada fue Ragusa, una ciudad del sureste de la isla ubicada sobre una colina entre dos valles. Tras el paso de griegos, cartagineses, romanos, bizantinos, serracenos y normandos, quedó arrasada en 1693 por un terremoto en el que fallecieron unas 5000 personas. La ciudad fue reconstruida y prueba de ello son los edificios del barroco tardío que aún se conservan. La ciudad es Patrimonio de la Humanidad, destacando edificios como la Catedral de San Giovanni Bauttista, la Iglesia de San Rocco, desde la que se pueden hacer espectaculares fotos desde su mirador, la Iglesia de Santa Maria dell’Itria con su espectacular y famosa cúpula azul, y el Duomo de San Jorge.

 

 

Nosotros subimos primero al mirador de la iglesia de Santa Maria dell’Itria, para poder ver la ciudad desde las alturas. Luego fuimos callejeando hasta llegar al centro histórico para visitar varias iglesias, el Duomo, palacios y el Jardín Íbleo. Este es un buen sitio para relajarse a la sombra, reponer fuerzas y continuar con la marcha. Muy cerca se encuentra la Puerta de San Jorge, portal de la antigua iglesia normanda del siglo XV




Ya al medio día decidimos buscar un sitio para comer, y encontramos la Trattoría La Bettola, cerca del Duomo. Nos pareció un buen precio y buenas cantidades para una zona tan turística. Continuamos callejeando para volver al coche, y pusimos rumbo hacia Siracusa.

 

Siracusa es otra de las ciudades más visitadas, cosa que no nos extraña en absoluto. Como sólo teníamos esa tarde, decidimos centrarnos en el Parque Arqueológico de Neápolis y Ortigia. Comenzamos visitando la Neápolis, conjunto monumental que cuenta con un anfiteatro romano, la Oreja de Dionisio (una gruta artificial con una sonoridad espectacular), el altar de Hierón II, la supuesta tumba de Arquímedes, varias grutas (cerradas por el Covid), y un teatro griego que nos defraudó muchísimo ya que se encuentra cubierto por maderas para realizar espectáculos y realmente no ves absolutamente nada del teatro original.  La entrada general cuesta 15€.

 

Parque arqueológico de Neápolis
Parque arqueológico de Neápolis

 

De ahí nos dirigimos hacia Ortigia, una pequeña isla unida a Siracusa mediante dos puentes. Sin lugar a dudas fue nuestro parte favorita de Siracusa y, probablemente, de la isla entera con el permiso de Taormina. Empezamos de forma estelar pidiendo un helado en la Gelatería Levante, el mejor helado que hemos probado. Continuamos visitando las ruinas del Templo de Apolo, un templo griego que puede verse desde la calle. Nos adentramos por sus estrechas y sinuosas calles visitando la Fuente de Aretusa, diosa que escogió convertirse en fuente para ser eterna. Otros puntos interesantes son el Castello Meniace, el fuerte Vigliena, la fuente de Diana y la Catedral de Siracusa, una zona preciosa para sentarse en una terraza para cenar. 

 

 

Cenamos en Oleum Ortggia, una pizzería en la que junto con la pizza que pidas, puedes añadir diferentes aceites para condimentarla. Buen trato, buen precio y una calle muy curiosa, estrecha y tranquila. Después de cenar pusimos rumbo a nuestra habitación en Catania.

 




 

Día 5: Excursión al volcán Etna – Catania – Aci Castello

 

Llegamos a Catania por la noche y nos acostamos pronto ya que al día siguiente nos esperaba un largo paseo por el Etna. A las 8.00 nos recogió nuestro guía en el punto de encuentro y comenzamos el ascenso. El tour lo realizamos en 4×4 a través de Civitatis, con un guía en español. Por suerte, sólo compartimos coche con otras dos personas, por lo que pudimos ir más tranquilos y con bastante espacio. La primera parada la hicimos en una cantera, donde nos explicaron los procesos por los que pasa la roca volcánica y como se extrae.

 

 

Continuamos ascendiendo y nuestra segunda parada la realizamos frente a una antigua vivienda de los años 80, la cual había sufrido los estragos de una de las tantas erupciones del Etna. Sólo queda visible el techo. Continuamos hasta llegar al Refugio Sapienza. A partir de aquí hay que continuar a pie. Desde este punto se accede al teleférico del Etna para subir unos metros más, lo cual nos desaconsejó el guía por su alto precio y porque no veríamos nada especial.

 

Visitamos varios cráteres de las diferentes erupciones y nos llevaron a un túnel de lava dónde en el interior aún quedaba nieve (fuimos a mediados de mayo). Luego visitamos el Monte Calanna, lugar donde por primera vez se consiguió desviar una de las coladas del Etna, salvando una de las poblaciones cercanas. Visitamos una casa en la que la colada se había quedado a escasos 5 metros. ¡¡Eso sí que es tener suerte!!

 

 

Para acabar nos llevaron a una cata de diferentes productos del Etna tales como aceite, vino, diferentes tipos de miel… Nos llevaron de vuelta a Catania y tocaba buscar un sitio para comer. El sitio que escogimos se llama Flumen Ristorante, de precio medio-elevado, comimos el mejor arancini de la isla y una pasta de sabor increíble.

 

Comenzamos visitando la Catedral de Catania, muy masificada ya que justo la visitamos el día en el que se celebraba Santa Ágata. Con toda la afluencia de público no pudimos pararnos en exceso, pero merece la pena entrar a visitarla. Es de acceso gratuito. Justo en la Plaza del Duomo encontramos la famosa Fuente del Elefante, uno de los símbolos de la ciudad. 

 

Collage Catania
Catania, Sicilia

 

Subiendo la Vía Etna, una de las calles más céntricas y famosas de Catania, en los días que está despejado puede apreciarse el volcán Etna al fondo. Llegamos a la Plaza de la Univeridad, dónde se encuentran la Universidad de Catania y el Palazzo San Giuliano. Caminando en dirección al Etna, llegamos a la Piazza Stesicoro. Rodeada por palacios e iglesias, alberga parte del Anfiteatro Romano de Catania que si quisieran desenterrarlo entero, deberían derrumbar muchos edificios colindantes. 

 

Nuestra ruta sigue hacia el Monasterio de los Benedictinos de Catania, en el que se pueden visitar las diferentes estancias, su precioso claustro y los restos de la lava que amenazó a este edificio. Actualmente, acoge parte de la Universidad de Catania. Muy cerca del monasterio se encuentra el Teatro Romano de Catania del siglo II, uno de los mejores conservados de los que hemos podido visitar. También, se puede visitar el Odeón Romano, aunque mucho más desgastado. Esta construcción, que era empleada para competiciones de canto y para ensayar las funciones del teatro, sigue resistiendo el paso de los siglos. El precio de entrada general es de 5€.

 

 

Por último nos acercamos a conocer el Castillo de Ursino, un castillo que originalmente se encontraba en la costa pero que, tras las continuas erupciones del volcán Etna, se haya a 1 kilómetro de la misma. Nosotros no llegamos a entrar. En cambio, decidimos visitar el cercano pueblo de Aci Castello.

 

Aci castello
Aci Castello

 

Aci Castello es un pueblo situado a 15 minutos en coche de Catania. Posee un pequeño castillo situado en un escarpado peñón, rodeado de unas preciosas aguas turquesas. Recomendamos la visita al atardecer, tiene un paseo marítimo que brinda vistas al castillo de diferentes puntos y un buen ambiente para cenar tranquilamente. 

 

 

 

Día 6: Taormina

 

La ciudad de Taormina está considerada como el Paraíso en la Tierra, y muy pronto nos quedó claro el porqué. Nuestra primera misión fue aparcar el coche, que aunque pueda parecer una tarea fácil, no lo es en absoluto. Taormina es una ciudad muy turística y en temporada alta no nos queremos imaginar como puede llegar a ponerse de gente. En el mapa de Taormina os compartimos el sitio donde aparcamos nosotros.

 

 

Después de subir andando a la ciudad, lo primero que visitamos fue el Teatro Griego de Taormina, de estilo grecorromano, tiene vistas tanto al Etna como al mar. El precio de la entrada general es de 10€, teniendo en cuenta de que en esta ciudad todo es mucho más caro, merece la pena. Siguiendo por la vía del teatro, llegamos a una pequeña plaza que alberga el Palacio del Congreso, la Iglesia de Santa Catalina de Alexandría y el Odeón, este último de acceso gratuito.




A media mañana subimos a la Iglesia Madonna de la Roca, una pequeña iglesia incrustada en la piedra en lo alto de la montaña. Para subir hay una larga escalera con un via crucis, que nos lleva a la iglesia y si continuamos hasta el Castillo de Taormina. Nosotros a este no subimos ya que estaba cerrado, hacía mucho calor y las piernas empezaban a estar un poco cargadas. Volvimos a bajar y visitamos el centro de la ciudad, donde se encuentran las diferentes puertas de las murallas, el Duomo di Taormina y diferentes calles con mucho encanto. Encontramos una realmente estrecha, menos mal que no nos tuvimos que cruzar con nadie.

 

 

Tras comer en la Cisterna del Moro con vistas al mar, bajamos por la Scalinata de Taormina (por si no teníamos suficientes escaleras por hoy) hasta la playa para visitar Isola Bella. Esta pequeña islita es accesible andando cuando en nivel del mar es bajo, en ella se encuentra el Museo Naturalístico Regional. También nos pilló cerrado por el Covid, asique cambio de planes y a bañarse en la playa con esas aguas turquesas preciosas y sus únicas vistas. Tras un par de horas decidimos volver al coche para ir a Santa Teresa di Riva, lugar donde habíamos reservado nuestra habitación y también tenía playa. Allí estuvimos totalmente solos en una playa de piedras pequeñas y arena negra. Un paraíso para descansar y desconectar.

 

 

 

Día 7: Cefalú – Terrasini

 

En nuestro penúltimo día en Sicilia nos tocó viajar de un extremo de la isla al otro. Salimos pronto por la mañana para hacer una parada a mitad de camino hacia Palermo para conocer Cefalú. Aunque la ciudad es bastante pequeña, atrae a mucha gente por sus playas, edificios y balnearios. Llegamos aproximadamente a la hora de comer y escogimos el restaurante Masquenada, con una muy buena calidad en sus pescados y postres. 

 

 

Después de comer, recorrimos sus calles y conocimos su preciosa catedral en forma de fortaleza. Es muy famosa por los mosaicos bizantinos y sus tan características torres. Justo detrás se encuentra un inmenso peñón sobre el que se asienta la Iglesia de la Roca de Cefalú, el Templo de Diana, y más arriba, el Castillo de Cefalú, de 4€ la entrada con unas magníficas vistas desde lo alto. Nos llamó la atención un cartel ubicado en la Plaza del Duomo, en el que una vez más se reivindicaba en contra de la Mafia Siciliana. Recorrimos el resto de calles del centro y visitamos las playas de la ciudad, bastante llenas, por lo que decidimos poner rumbo a Terrasini.

 

Collage de Cefalú
Cefalú

 

Una vez en Terrasini, ciudad cercana al aeropuerto, fuimos a la Praiola, una pequeña pero calmada cala, donde pudimos bañarnos tranquilamente. A parte de sus aguas turquesas y limpias, se encuentra rodeada de paredes rocosas. El agua estaba muy calmada, caliente y no cubre. Se podría decir que es la playa ideal. Lamentablemente, el viaje se iba acabando por lo que salimos a cenar nuestro último plato de pasta en Sicilia y, para rematar, una buena tarrina de helado.





El día 8 se resume en la vuelta a España. Estábamos alojados a 15 minutos por lo que no hubo que madrugar tantísimo. 

 

 

 

👉 Cuándo viajar a Sicilia

 

Los periodos recomendados para viajar a Sicilia son en primavera (marzo, abril y mayo) y en otoño (septiembre, octubre y noviembre) En estas fechas evitaremos el calor excesivo que hace en los meses de verano dónde se puede llegar a alcanzar temperaturas de hasta 40 grados, teniendo unas temperaturas más moderadas, unos 25 grados de media, que nos van a permitir bañarnos y no achicharrarnos al sol. A su vez también evitamos las temporadas de más turismo por lo que podremos disfrutar de la isla a nuestro aire sin grandes masificaciones.

 

 

 

👉 Alojamientos en Sicilia, dónde dormir

 

Los alojamientos en Sicilia son la gran mayoría B and B (Bed and Breakfast) que los vais a poder ver en cada esquina de Sicilia. Esta modalidad de hospedarse consiste en habitación y desayuno, regentado por familias locales de la isla, en la que en su propia vivienda tiene habitaciones o una casa adaptada en la que ellos por las mañanas acuden a preparar el desayuno y las tareas de limpieza. Tuvimos la gran suerte de alojarnos en sitios en los que nos sentimos como en casa y por ende queremos recomendar algunos.

 

Rosella Bianchi

 

La primera noche la pasamos en Palermo, nos hospedamos en el B and B Rosella Bianchi. Ubicado en una de las calles principales de Palermo a escasos metros del centro. Es una casa señorial decorada con mobiliario antiguo. Las habitaciones y el baño son grandes y la limpieza está bien. El desayuno que ofrece Rosella son tostadas con mermelada, zumo y café. Desde la terraza hay unas vistas increíbles al centro de la ciudad. No tiene para aparcar y en las cercanías es zona de tráfico limitado o zona azul. Le dimos un 6/10 al establecimiento.

 

 

Le Macine 1868 

 

Sin ningún tipo de duda, el mejor sitio en el que nos alojamos. La segunda noche la pasamos en Paceco, un pueblo situado a escasos 10 minutos de Trapani. Los dueños nos recibieron con un zumo natural de naranjas rojas típicas de allí. Estuvieron hablando con nosotros dándonos recomendaciones sobre Trapani y Sicilia en general. Los anfitriones se portaron de 10 con nosotros y realmente se notaba el interés por nuestra comodidad y bienestar.

 

Es una finca, en la que han adaptado un antigua casa rural, decorándola con elementos de trabajo del campo. Las habitaciones y baños son amplios, extremadamente limpios y sobre todo, cómodos. Para desayunar, la noche anterior nos dejaron escoger y por la mañana nos sirvieron los típicos Canolos Sicilianos junto con un plato de fruta y café. Se puede aparcar dentro de la finca o en los alrededores sin problema. Le dimos un 10/10. Muy recomendado.

 

 

Casa di Luca

 

Nuestra tercera noche la pasamos en Casa di Luca, en Agrigento. La dueña es un encanto y nos sirvió el desayuno en el jardín. Las habitaciones y baños son grandes y amplios, la decoración un poco anticuada pero por lo general buena experiencia. Lo mejor fue lo atenta y agradable que era la dueña. Se permite aparcar el coche en el patio interior de la casa, aunque fuera no hay ningún problema. Pusimos un 6/10.




Casa Gioeni

La cuarta y quinta noche las pasaríamos en Catania, en Casa Gioeni. Este establecimiento esta situado a las afueras de la ciudad y cuenta con un gran parking gratuito en frente. Las habitaciones son grandes, cuenta con todo tipo de comodidades y esta realmente limpio y cuidado. El anfitrión nos explico todo muy bien e incluso nos aconsejó dónde comer en los alrededores y nos ofreció el poder llamarle o escribirle para cualquier cosa, incluso si necesitábamos recomendaciones de turismo, actividades o información.

 

La habitación estaba bien insonorizada, contaba con aire acondicionado y el baño disponía incluso de ducha con hidromasaje. La única pega es que el desayuno lo dejaban en el mini-bar de la habitación y no era nada especial. Nuestra valoración fue un 8/10 recomendado.

 

 

B&B Portosalvo

 

La sexta noche nos hospedamos en Portosalvo, ubicado a 13km de Taormina. Escogimos este lugar por la nota que tenía y por la tranquilidad de no estar ubicados en una ciudad tan turística. La habitación que nos toca era amplia, moderna, limpia y grande. El dueño muy atento y servicial. Para el desayuno nos dieron un vale para una cafetería que se encuentra al lado de la casa y la verdad que estaba de muerte. 

 

La playa se encuentra bajando una calle, hay mucho sitio para aparcar y bastantes lugares para cenar. A nosotros nos gustó mucho y estuvimos muy cómodos. le dimos un 8/10, recomendado.

 

 

Casa Escape

 

Este último establecimiento lo escogimos estratégicamente, ya que teníamos que madrugar para ir al aeropuerto. Nos alojamos en Terrasini dónde solo tardamos 10 minutos en llegar. La casa es una pasada, no tienes que hablar con nadie, y las instrucciones te las deja por el chat de Booking. Vivienda muy bien decorada, limpia y amplia. Muy cerca de la playa y sitios para comer/cenar. El desayuno nos lo deja preparado por la mañana e incluso puedes encontrar cosas en la nevera. Simplemente nos encantó. Le dimos un 9/10, muy recomendado.

 

 

 

 

👉 Alquiler de coche – Cómo moverse por Sicilia

 

Como ya sabéis nos movimos por Sicilia en coche de alquiler, ya que es la forma más rápida de desplazarnos por la isla. Nosotros reservamos el coche a través de Booking con la empresa Sicily By Car, empresa local, que siempre es mejor que las grandes empresas. Recogimos y devolvimos el coche en el mismo aeropuerto.

 

Recomendamos el seguro de cobertura total ya que un simple arañazo por pequeño que parezca puede costaros más de 300€, y en Sicilia, sobre todo en Palermo y Catania no es difícil que os rocen incluso estando aparcados. Es muy importante que la persona que reserve el vehículo disponga de tarjeta de crédito, no débito porque no las aceptan y no os entregarán el vehículo.





Respecto a la forma de conducir, es un poco caótica y os aconsejamos que conduzca el coche una persona experimentada. Los cruces y rotondas hay que ir metiéndose ya que nadie va a dejarte pasar si no te tiras (siempre con precaución y cabeza, obviamente). Es todo una aventura. En carretera y fuera de las grandes ciudades, conducir no se vuelve tan complicado. Afortunadamente, nosotros no tuvimos ningún percance excepto que en Palermo nos robaron una letra del modelo del coche que, al estar asegurados a todo riesgo, no tuvimos que pagar.

 

Algo muy importante que hay que tener en cuenta a la hora de repostar nuestro vehículo es escoger la parte de la gasolinera indicado como SELF-service, zona en la que tu mismo tendrás que servirte. La otra zona está destinada a que el empleado de la gasolinera sea el que nos reposte el vehículo con un cargo extra por litro.

 

 

👉 Recomendaciones

 

  • Llevar tarjeta de crédito, no suelen aceptar de débito.

 

  • Repostar tú mismo el coche para ahorrarnos el cargo extra por litro de repostaje.

 

  • Planificar bien qué monumentos visitar. En Palermo, por ejemplo, la mayoría son de pago.

 

  • Reserva las actividades que no quieras perderte, hay muchísima demanda.

 

 

👉 Post relacionados

 

Muy pronto estarán disponibles artículos de las principales ciudades de Sicilia. Mientras tanto te invitamos a conocer Budapest, capital de Hungría. También te presentamos la Selva Negra en Alemania. 

 

 

¿Hotel en Sicilia?



Booking.com

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.